Hace unos días, leyendo por aquí y por allá, encontré un artículo interesante que quise compartir con vosotros. Por todos es sabido que hoy en día el uso del teléfono móvil se ha convertido en algo casi indispensable en  nuestro día a día, pero como toda dependencia, conlleva algunos problemillas.

El primero es el SÍNDROME DE LA LLAMADA IMAGINARIA. Seguro que a más de uno os ha pasado (a mi sí). Como bien indica su nombre,  ocurre cuando pensamos que alguien nos llamó al móvil, pero no es así. Según un estudio, se estima que cerca del 70% de los usuarios de dispositivos móviles ha sufrido alguna vez la sensación de que su teléfono celular había sonado. Esto se produce porque nuestro cerebro ha empezado a asociar el móvil con cualquier impulso que recibe.

En segundo lugar, LA DEPRESIÓN FACEBOOK. Cada vez estamos más pendientes de si alguien le da un “me gusta” a X foto, o si le dan RT a un tweet, y un largo etcétera. Esto puede llevarnos a envidia, frustración y depresión, cuando no conseguimos lo que esperábamos. Muchos olvidan que todo es más bonito en las redes sociales y que suele ser, más bien, una realidad rodeada de humo. Hay gente a la que le supera y se aíslan rechazando contacto o relación física con otro ser humano.

LA NOMOFOBIA. Refleja claramente la dependencia al móvil. ¿Cuántas veces habéis salido de casa sin el móvil y habéis vuelto a por él? ¿o lo habéis perdido en algún rincón de la casa y os ha generado ansiedad? Y ¿cuántas veces al día miráis el móvil para ver si tenéis un whatsapp? Bienvenidos a la nomofobia. Se estima que, en promedio, realizamos la actividad de coger y dejar el móvil, unas 150 veces al día.

EL SMS SONÁMBULO. Si, eso es, cuando contestas a un mensaje o whatsapp medio dormido. Suele pasarle a quien tiene un sueño ligero y/o a quien se lleva el móvil a la cama. En este apartado también añadiría el sms borracho. Ya sabéis lo que quiero decir, ¿no?

LA CIBERCONDRIA es de lo que suelo avisar cuando alguien me dice que no sabe qué son esas manchas rojas en su piel y dice “voy a ver que dicen al respecto en internet”. ¡NO! ¡MAL! Porque en internet convierten un simple dolor de cabeza, en un tumor cerebral. Si os duele algo y tenéis dudas, acudid mejor al médico.

EL EFECTO GOOGLE, se podría resumir en “si puedo buscarlo siempre que quiera en Google, ¿para qué voy a memorizarlo?”. Las personas retienen menos información gracias a la posibilidad de acceder a ella en cualquier momento.

Siento que haya sido largo, pero me parecía interesante hacéroslos saber. Yo he sufrido al menos una vez, 4 de los 5 trastornos que os he comentado. “Háztelo mirar”. Sí, estoy trabajando en ello. La dependencia no es buena, sea del tipo que sea.

Si os resulta difícil desengancharos del móvil, Movistar ha desarrollado una aplicación para ayudarnos en la tarea. Es el caso de I Off You. La app garantiza que ninguna alerta o llamada interrumpirá ningún momento importante. Lo que más me gusta es su diseño, ya que todas las ilustraciones han sido realizadas a mano.

I-Off-You-una-aplicacion-para-regalar-tiempo

Y bien, ¿Vosotros padecéis alguno de los transtornos mencionados? ¿Os sabéis alguno más? Compartidlo con nosotros :)

Hasta que nos leamos. Y  recordad levantar la vista del móvil de vez en cuando… sobre todo para no comeros una farola como me pasó a mi.